Estudiante inicia Eko Social Justice para ayudar a El Salvador

Klara Hernandez, estudiante de último año de HSU, es apasionada del medio ambiente y la justicia social. Antes de convertirse en estudiante de HSU en 2019, fundó Eko

Social Justice, una organización con la misión de hacer del mundo un lugar mejor. Su organización comenzó con un enfoque en el medio ambiente, pero desde entonces ha cambiado a ayudar a alimentar a la comunidad sin hogar en Humboldt. También ayuda a proporcionar suministros para los salvadoreños en El Salvador y Los Ángeles.

Hernández se especializa en estudios ambientales y es uno de los codirectores actuales del Centro Campus para Tecnología Apropiada (CCAT), un centro en HSU que practica y enseña sostenibilidad. Hernandez usa su educación y experiencia en organización comunitaria para ayudar a los necesitados.

“Cuando mi familia vino a Estados Unidos, comenzaron desde la nada,” dijo Hernández. “Con el privilegio de estar aquí tengo que ayudar a mi gente. Sé que con la educación del estado de Humboldt puedo hacerlo.”

Los padres de Hernández nacieron en El Salvador y escaparon durante la guerra civil cuando eran jóvenes. Hernández dice que ayudar a su país de origen es su mayor objetivo y motivación.

Su primer plan de acción después de graduarse es mudarse a Los Ángeles y familiarizarse con la comunidad para ver qué causas necesitan ayuda. En particular, L.A. tiene una de las comunidades salvadoreñas más grandes de los EE. UU. Ella planea organizar eventos y protestas para la comunidad salvadoreña-estadounidense.

“Mi sueño es ayudar a El Salvador y concentrarme en él, pero si puedo tener una organización que ayuda a otros países, mientras más, mejor,” dice Hernandez. “Voy a ver a dónde voy porque quién sabe con esta vida.”

Hernández espera ayudar con las leyes ambientales y sociales en El Salvador. A finales de diciembre, viajará allí para visitar a su familia y entregar paquetes de atención a los necesitados.

El primer proyecto de Hernández con Eko Social Justice fue en 2018, donde recogió botellas y latas de la iglesia de su madre y de varios hogares y las llevó a un centro de reciclaje. El dinero recaudado se utilizó para crear paquetes de ayuda para personas sin vivienda.

Mientras vive en Humboldt, recauda fondos para los proyectos de Eko vendiendo pegatinas y reutilizando camisas de segunda mano con su logo en Brainwash Thrift, una tienda de segunda mano en Arcata.

“El trabajo que hace para las comunidades indígenas es maravilloso”, dijo Kait Angus, propietaria de Brainwash Thrift. “Es una gran persona y, en general, es un placer trabajar con ella”.

Como parte de Eko Social Justice, Hernández comenzó a hacer burritos veganos para la comunidad sin vivienda en el área de Los Ángeles y continuó haciéndolo cuando llegó a Humboldt en 2019. Para ser lo más sostenible posible, utiliza papel de aluminio 100% reciclado para envolver los burritos y compra comida a granel.

La compañera codirectora de CCAT, Abbey Ramirez, admira la organización de Hernández y espera con ansias lo que logrará en el futuro.

“Ella es un muy buen ejemplo de lo que un estudiante es capaz de hacer por sí mismo para ser el cambio que desea ver en el mundo,” dijo Ramírez. “Ella es realmente ejemplar para muchos estudiantes que desean hacer el mismo tipo de trabajo.”

Lo que mantiene a Hernández inspirada es su esperanza de un mundo mejor para sus sobrinas y sobrinos. Actualmente es la única miembro de Eko Social Justice, espera expandirse en el futuro y traer pasantes y empleados. Para preguntas y ver los próximos proyectos, se puede encontrar en Instagram en @ekosocialjustice.

Leave a Reply

Your email address will not be published.