Los aliados a mi alrededor

Una lección a mi alrededor

traducido por Jovanny Gutiérrez

El racismo y el bullying siguen muy vivos. Sucede todos los días en nuestras comunidades. Y ahora se necesitan más aliados que nunca.

Soy una mujer queer mexicana y necesito a todos los aliados que pueda conseguir. Todos los más cercanos a mí en mi vida son un aliado, no sólo para mí, sino para estos grupos con los que me identifico.  

Soy una aliada también para aquellos que lo necesitan.

Los cualidad más importante que un aliado debe tener es ser un buen oyente. Los aliados escuchan a tus amigos que son LGTBQ+, que están subrepresentados o miembros de comunidades marginadas.  

Sé libre de juicios cuando prestes un oído.

Los aliados deben ser honestos y sinceros cuando un amigo está pasando por algo o contándoles sobre sus problemas. Es difícil y agotador tener que abrir viejas heridas y compartir detalles íntimos de nuestras vidas con personas que ignora nuestro dolor, que podrían atacarnos, deportarnos o lastimarnos.

Cuanto más honesto y sincero que sea un aliado, más cómodo se sentirá su amigo al compartir cosas. No sólo eso, sino que también sabrán si pueden o no compartir ciertos aspectos de su vida.  

Una de las cosas más importantes que observo en una persona que dice ser un aliado es si se levantan con sus amigos y los defienden, o si se levantan sobre ellos.

Un aliado debe poder hablar en nombre de su amigo, pero no hablar por ellos.

No hables sobre las luchas de cualquier persona que sufre una injusticia por motivos de raza, estatus migratorio, sexualidad, religión o género cuando no ha vivido sus experiencias usted mismo.

El momento en el que hablas sobre las dificultades de otras personas es el mismo momento en que se las estás quitando.

Personas de diferentes minorías, orientaciones sexuales y habilidades pasan por distintas luchas. No podemos hablar por todos, incluso si somos parte del mismo grupo. Sólo puedes hablar por ti mismo.  

Los aliados son una parte de lo que ayudará a que el mundo acepte más a las personas diversas. Cuantos más aliados haya, más fácil será salir, no correr el riesgo de deportación y estar a salvo en el mundo.  

Entonces pregúntate, ¿eres un aliado?

Leave a Reply

Your email address will not be published.