Profesora de Cal Poly Humboldt compra un terreno para comenzar una granja comunitaria BIPOC y el retiro

Traducido por Maria Hernandez Coosemans

Escondido cerca de Redwood Creek en la autopista 299 se encuentra Earthseed Laboratories un jardín comunitario en desarrollo y un centro de retiro basado en la ideología de la ecología abolicionista y la injusticia territorial de BIPOC. La Dra. Renee Byrd, profesora de Cal Poly Humboldt, es orgullosamente una mujer Negra biracial, madre, activista, académica, abolicionista y fundadora de Earthseed.

Cuando se llega por primera vez a Earthseed, los visitantes son recibidos por 40 acres de hermosos bosques verdes y Greta, un perro de raza Akbash Pirineo, el cual es el perro guardián del lugar, que da los mejores abrazos. La nueva granja tiene tres cabras de angora adultas y dos de pocas semanas de vida. Earthseed lleva pocos años en desarrollo y Byrd espera con el tiempo, incluir una variedad más amplia de animales en la granja, incluidos patos, gallinas y gansos.

“Definitivamente es una especie de bosque cubierto de vegetación. Las cabras están defecando y comiendo el roble venenoso y los dientes de león, lo cuál está reconstruyendo el suelo en este lugar, que el propietario anterior niveló y en dónde ha habido mucha erosión, así que estamos tratando de reconstruir la parte superior del suelo”, dijo Byrd. “Vimos otras tierras que serían un ejemplo de naturaleza virgen, pero lo primero que pensé cuando vi esta tierra fue que necesitaba sanación, por lo que la idea es que el proceso suceda estando en ella”.

Por ahora, el Huerto de Solidaridad Indígena y Negro está cultivando vegetales, como calabaza y maíz. En el futuro, Byrd tiene como objetivo cultivar una variedad de vegetales, hierbas medicinales, plantas nativas, hongos y mucho más. Ella tiene un grupo de voluntarios y colaboradores y con el tiempo espera ganar más manos para ayudar.

“Los fines de semana he tomado tiempo para empezar a darle vida al Jardín de Solidaridad Indígena y Negra. Hemos estado construyendo terraplenes, trayendo madera, tierra, semillas y planificando sistemas de agua para poder mantenerlo a largo plazo”, dijo Karely Vienneau, miembro de la comunidad de Earthseed y recién graduada de Cal Poly Humboldt. “Esto apenas está comenzando. En este momento, hemos construido tres terraplenes y eso se expandirá en los próximos años”.

Byrd nació en el sur de California, pero creció en constante movimiento, ya que su familia se mudaba con frecuencia y vivió brevemente en Humboldt durante cuatro años. Obtuvo su título en estudios étnicos de Mills College en Oakland, California, y obtuvo su doctorado en estudios feministas de la Universidad de Washington, Seattle.

En el otoño de 2013, Byrd regresó como profesora de Cal Poly Humboldt para trabajar en el departamento de inglés. Su trabajo anterior se centró en gran medida en el activismo penitenciario y la reinserción de los presos en la sociedad. Actualmente, Byrd tiene una variedad de materias que enseña sobre teoría crítica y ficción especulativa ambiental.

Los dos libros favoritos de Byrd, “Parábola del sembrador” y “Parábola de los talentos” de Octavia Butler, son la inspiración para el nombre Earthseed Laboratories , ya que abordan  temas como el cambio climático y las desigualdades sociales. La idea de Earthseed surgió hace casi una década cuando Byrd y su mejor amiga hablaron sobre la creación de una granja de sanación. El terreno fue comprado hace un año y se encuentra en las primeras etapas de infraestructura.

“Se centra en la solidaridad negra e indígena y está realmente enraizado en estas intersecciones que habla Renee, que son los cuatro tipos diferentes de justicia; raza, clima, tierra y sanación”, dijo Amy Ithurburn, miembro de la comunidad de Earthseed y estudiante de último año en Cal Poly Humboldt.

Visión para Earthseed

Una parte de la visión de Byrd para Earthseed, es crear un espacio donde las personas que estuvieron encarceladas anteriormente puedan tener la oportunidad de trabajar y sanar. Técnicamente se considera una corporación, sin embargo, ella planea administrarla como una organización comunitaria.

“No veo a Earthseed como el final de todo, pero es un sitio entre muchos que necesitamos proliferar ⁠, donde hay espacio para que seamos nosotros mismos y vivamos el propósito de nuestras almas”, dijo Byrd. “Siento que también hay muchas ocasiones en las que, en particular, la gente de BIPOC no se siente cómoda en la naturaleza. Tengo algunos amigos y personas que piensan que es realmente genial estar ahí y no parece que nadie me vaya a sacar de esta tierra”.

Con el tiempo, la gente tendrá la oportunidad de comprar parte de la producción y flores cultivadas en la finca. Byrd también espera desarrollar muchos senderos en todo el terreno. Un sendero que tiene en mente se llamará el sendero Harriet Tubman, que conducirá a un altar en honor a Tubman.

El enfoque principal de Byrd este año, es conectarse con la tierra y aprender de los pueblos indígenas.

“Pensar en cuáles son nuestras responsabilidades con las comunidades nativas aquí y que la tierra sea accesible para los indígenas es muy importante. Si bien tengo un interés especial en la agricultura para la comunidad Negra y las relaciones de la comunidad Negra con la tierra, no lo veo necesariamente como una lucha separada de las luchas por la soberanía y el colonialismo de los colonos”.Hay planes para construir un granero, cabañas, yurtas, así como ofrecer retiros, talleres y ofrecer días de trabajo comunitario que terminen con cenas grupales. Este verano, Earthseed ofrecerá espacios para acampar y reabrirá su botica. Las personas interesadas en ser voluntarias pueden encontrar el boletín en su sitio web o comunicarse con ellos a través de Facebook o Instagram @earthseedlabs.

Las cabras de angora se recortarán y su lana se enviará al molino para ser procesada en hilo. El hilo estará disponible para su compra a finales de este año y las ganancias se destinarán a la construcción del sendero Harriet Tubman. Foto de Elizabeth Lachman.

Leave a Reply

Your email address will not be published.