Receta de Pozole navideño

Tener un plato caliente de pozole cuando hace frío es la sensación más reconfortable. Oler los chiles en la licuadora por toda la casa me trae muchos recuerdos de cuando mi mamá preparaba pozole para mis hermanos y para mí. Estar lejos de casa ha sido especialmente difícil cuando se trata de extrañar la comida casera.

Crecí en un hogar mexicano en el cual la comida ocupa un gran lugar en nuestra cultura. Para mi familia, el pozole es la comida más importante durante las fiestas. Cuando mi mamá era joven, mi abuela hacía pozole durante el invierno.

Recientemente mi mamá me dio la receta de la familia y disfruté mucho al hacerla. Hay dos tipos de pozole, rojo y verde. He probado ambos, pero personalmente mi favorito es el pozole rojo por lo mucho que me recuerda a casa. También es una comida económica y rendidora.

Pozole Rojo de Puerco

Para 5 porciones

Ingredientes:

• 3 – 4 libras de paleta de puerco con o sin hueso, cortada en cubos de 2 a 3 pulgadas
• 11 tazas de agua
• 5 chiles guajillo secos o chiles ancho, o una combinación de ambos
• 2 tazas de agua tibia en un bol
• Sal a gusto
• 3 dientes de ajo
• 2 (latas de 29 onzas) de maíz blanco
• 1 cucharadita de orégano
• 1⁄2 cebolla

Para adornar (Opcional) :
• Repollo rallado
• Rábanos cortados en finas rodajas
• Aguacates picados
• Rodajas de lima
• Cilantro
• Cebollas
• Tostadas

Preparación:

Para esta receta de pozole comenzarás cortando la paleta de puerco en cubos de 2 a 3 pulgadas, la grasa y el hueso del puerco es lo que le dará sabor al pozole, por lo tanto no los cortes. Puedes poner algunos y tirar el resto.

En una olla mediana, añade suficiente agua como para cubrir la carne. Tapa la olla y colócala a fuego lento hasta que hierva. Quieres que la carne esté algo cocida antes de poner el maíz blanco y los chiles, a si que revuelve y asegurate de que los cubos estén marrones antes de agregar el maíz.

Una vez que la carne esté marrón, abre 2 latas de maíz y agregalas.

Corta los tallos de los chiles y saca las semillas. Luego, pone los chiles en un bol con dos tazas de agua tibia. Una vez que hayan reposado en el bol por 5 minutos, coloca los chiles en la licua- dora con la mitad del agua que usaste para remojarlos, un cuarto de cebolla y una pizca de sal. Licua por dos minutos.

Una vez licuados, agarra un colador y sostenlo sobre la olla. Cuela los chiles licuados en la olla. Si el pozole no está lo suficientemente rojo, agrega un poco de agua al colador para ayudar a sacar más color de los chiles.

Después de que los chiles y el maíz fueron agregados, tapa la olla y ponla a fuego lento. Déjala hervir por 30 – 40 minutos. Revuelve ocasionalmente y asegúrate de que la carne está totalmente cocida y el maíz sea masticable.

Colócalo en un bol y decora a gusto. Combinaló con tostadas y disfruta.

Mi mamá siempre ha dicho que el pozole siempre sabe mejor al día siguiente y no podría estar más de acuerdo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.