Familia habla sobre acoso de la Policía de Fortuna

Titular de Imagen: Angelica Herrera habla sobre la Policia de Fortuna acosando a sus hijos desde octubre 2020. Esto fue en la manifestación del aniversario del asesinato de Breonna Taylor en el Eureka Gzebo el 13 de marzo, 2021 . | Imagen por Lupita Rivera

La familia Herrera tuvo una junta de prensa afuera de su casa en Fortuna el 24 de marzo en la cual la mamá Angelica Herrera, su hijo Lisandro Herrera y vecinos recontaron los encuentros, y arrestos posteriores, de la familia con el Departamento de Policía de Fortuna.

Lisandro y Angelica fueron arrestados por la policía de Fortuna en frente de su casa el 6 de febrero. Lisandro dice que lo arrestaron por sospecha de no tener licencia, y luego por una orden de arresto, las cuales Lisandro niega. Angelica fue arrestada por intervenir en el arresto.

Mientras lo estaban deteniendo, Lisandro dice que el policía usó fuerza excesiva después de que el policía le dijo que no resistiera. 

“Me dijo ‘no resistas’, y pues yo le dije que no podía respirar, y se lo grité como cinco veces esta vez”, dijo Lisandro. “De verdad pensé que ya era mi hora, y dije, yo no quiero que me pongan en una blusa. De verdad que no”.

Su hermano menor, Jesse Herrera, comenzó a grabar el arresto ya que esta no era la primera vez que la familia había tenido un encuentro como este con la policía de Fortuna. 

El año pasado, el 29 de octubre, los hermanos Herrera fueron arrestados con varios cargos. Lisandro de 23, dijo que él y Jesse, de 19, estaban estacionados fuera de su casa, con el carro apagado cuando un policía de Fortuna se les acercó. Lisandro dijo que el policía lo sacó y lo aventó contra el carro deteniendolo. Lisandro dice que fue lastimado en el proceso y el policía lo tomó como resistencia. Lisandro dijo que luego se agitó la situación cuando Jesse trató de jalar al policía. 

Fue a razón de este encuentro que Jesse comenzó a grabar cuando la policía trató de detener a Lisandro el 6 de febrero. Con miedo de que empeorara la situación, Jesse llamó a su mamá. 

Angelica salió corriendo de su casa en defensa de Lisandro. Ella notó que su cara se estaba poniendo morada ya que el policía arrestado tenía su rodilla en el cuello de Lisandro. Angelica le empezó a gritar al policía para que soltara a su hijo. Lisandro y vecinos recuerdan que varios policías vinieron tras Angelica para ser arrestada.

“Lo que hicieron fue innecesario”, Lisandro dijo. “Mi mama solo me protegía de la manera que ellos tenían que haber hecho”.

El Jefe de Policía de Fortuna, Casey Day, dijo que su departamento está limitado en los comentarios que pueden hacer sobre los casos de la familia Herrera ya que fueron presentados a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Humboldt.

“Nosotros practicamos, y creemos con todo el corazón en observar los derechos de todos”, dijo Day. “Los oficiales de policía, a la vez, deben tomar acción de manera razonable y legalmente imparcial, sin miedo de alegaciones o represalias”.

Vecinos de la familia Herrera han notado que la policía de Fortuna persigue a la familia. Una de las vecinas, Gabriella Cervantes, recuerda la vez que una patrulla la siguió a su casa. Ella dice que no cree que haya sido coincidencia ya que maneja un carro parecido a el de la familia Herrera. 

Hoy, la familia Herrera ha gastado casi $12,000 en fianzas y cargos legales por eventos que ellos creen no debían haber pasado. La familia teme otro acoso de los policías. La comunidad Latinx proporciona 21% de la población de Fortuna, y los vecinos de la familia Herrera aseguran que no son los únicos que piensan igual.  

Centro del Pueblo (CDP) está en contacto con la familia Herrera. Brenda Pérez, directora ejecutiva de CDP, mandó una carta a Michelle Bushnell, supervisora del Segundo Distrito del Condado de Humboldt pidiendo una junta sobre Zoom para escuchar las quejas de la comunidad.

Esta es una historia en desarrollo.
Traducido por Lupita Rivera

Leave a Reply

Your email address will not be published.